Fragmento #29 - El mundo de las sombras

Miércoles, 28 de abril 2010
En Sevilla

Platón y su mundo de las ideas. El mito de la caverna, donde hay hombres que están atrapados dentro y no ven lo que hay al otro lado. Se creen que las sombras son reales. Este filósofo piensa que lo bueno está fuera. Que los de dentro son ignorantes y el de fuera ha descubierto la verdad. Que se movían entre sombras y llevado por su instinto, uno decidió salir. Eso se puede aplicar al momento actual en casi todos los ámbitos. El mundo entero cree lo que le representan los medios, mientras que sólo unos pocos son capaces de enfrentarse a ellos. Por eso, los tomamos por locos. Pero igual ocurre en el mundo de los sentimientos. El problema es que no sé si me encuentro dentro o fuera de la caverna, o en el tránsito. No sé si creerme la explicación del que viene de fuera y ha visto lo que hay, que ha visto la realidad, o esas ideas que me atormentan pero que pueden ser sólo falsas representaciones, que me desvían de la verdad. El pepito grillo de fuera me dice por qué estoy deseando volver al café, que tiene su motivo y ha descubierto cuál es, mientras que el pepito grillo de dentro me dice que no lo crea, que también pueden ser otras cosas las que me llevan allí, que el de fuera se ha vuelto loco, le ha cegado la luz que ha visto. Si decido creer al que viene fuera, le estaré dando la razón a algo de lo que no estoy muy segura, que no quiero ver. Pero, ¿qué es la verdad en filosofía? ¿El que sale realmente posee la verdad? No, sólo sabe que lo de dentro no era lo real, no era verdad, sólo ilusiones, representaciones. ¿Y qué es para mí la verdad? Yo de momento sólo veo sombras danzando por la pared de la caverna, de la que no me atrevo a salir por miedo a enfrentarme con lo que hay fuera, a la realidad, la comodidad de la ignorancia. Dicen que los valientes no son los que no tienen miedo sino los que aún teniéndolo, lo afrontan. Pero siempre está ahí, el miedo, siempre.