Fragmento #52 - Tonight

Sábado, 10 de julio 2010
En Sevilla

Nerea me ha llamado hace un rato. Quiere que quedemos para ir de fiesta a alguna de las terracitas que amenizan el caluroso verano en la ciudad. No tengo muchas ganas, pero Diego está muy ocupado hoy y no quedaremos esta noche, y menos se me apetece quedarme encerrada con el aire acondicionado puesto y viendo una peli más sola que la una en el salón. Todo ello mientras la juventud sevillana se divierte. Así que he aceptado. Estoy eligiendo mi vestido mientras hablo con mi novio. Vaya, pensé que nunca utilizaría esa palabra. De hecho, me suena hasta raro pensar que Diego y novio son la misma persona. Pero me gusta.

Me pruebo un vestido delante del espejo. No, demasiado recatado. El siguiente, azul y con un  hombro al descubierto tampoco me satisface. Quizás este negro vaya bien. Aunque es verano... no, mejor otro color más alegre. Rescato del final del armario un blusón que me trajo mi hermana de su último viaje por Cancún. Es floreado y con colores vivos pero no chillones. Hay motivos desdibujados de lo que sería una palmera, un loro, tucán, el sol... En definitiva, todo lo que describe el paraíso que es esa zona del Caribe mexicano. Un par de buenos tacones y una minifalda debajo, todo sea por no enseñar más de lo debido. Los zapatos serán unas sandalias planas, con unos cuantos recolguines en turquesa. El pelo, como siempre, suelto y peinado un poco para que quede ondulado.

Lista. Oigo el móvil. Ya está abajo. Es noche de chicas y de borrachera, así que el coche se queda en el garaje. Tengo el presentimiento de que ésta va a ser una de mis mejores noches.