Fragmento #65 - Laguna de alcohol

Martes, 3 de agosto 2010
En Sevilla

Resaca. La peor palabra de todo el diccionario. Anoche nos pasamos con los chupitos y ahora me duele la cabeza como nunca. La verdad, es que no creo haberme pillado una borrachera así en mi vida. Por lo menos no tan gorda. Hace un buen rato que me tomé un Termalgin pero no se me quita del todo. Tengo el piso hecho un desastre, y así se va a quedar de momento. Intento recordar qué hice exactamente anoche, pero tengo lagunas. No sé si estuve sentada, de pie, bailando o... si hice algo peor. No, no quiero pensar en eso. No creo... he de asegurarme. Por mucho que parezca que me taladran la sien cuando me levanto, tengo que coger el móvil y preguntarle a Nerea. 
- ¿Nerea?
- ¡Carla! -vaya, cuánta efusividad, como se nota que no le duele la cabeza...- ¿qué, cómo te fue?
- ¿Qué?
- Que cómo te fue con el chico. Me dejaste helada... guao.
- ¿¡Qué chico!? -le he puesto los cuernos a Diego, ay, Dios, que se los he puesto...
- El que ayudó a llegar a tu casa. ¿Se quedó?
- Mira, Nerea, no estoy para bromas y no recuerdo esa parte de la noche.
- ¿Nada? Pues con alguien tan buenorro como él lo difícil sería olvidarlo -dice riéndose, a mí no me hace ni pizca de gracia.
- Por favor, dime que no hice nada.
- Eso es cosa tuya, yo no subí a tu casa. Pero si lo que te preocupa es si te liaste con él antes...
Segundos de expectación, impaciencia.
- Joder, Nerea, ¡suéltalo de una puta vez!
- Ay, hija, qué sosa, no te enfades. Y no, no hiciste nada con él mientras estuviste con nosotros. No sé cómo te resististe...
- ¡Nerea!
- Sí, lo olvidaba, que tienes novio. -¿lo ha dicho con rintintín? Lo ha dicho con rintintín (o mejor dicho, sorna)-. ¿No te dio su número?
Empiezo a ver la luz al túnel. Sí, es posible, y es el único que sabrá qué ocurrió anoche.
- Te dejo, a ver si investigo un poco.
- Ok, te llamo luego.
Corto. Suspiro. Busco en el móvil algún número extraño. Nada. Me levanto, algo habrá que indique su presencia. En la mesa, hay un papelito. Está escrito, supongo que por él.

"Me ha gustado mucho conocerte, pero no soy de los que se tiran a tías borrachas sólo por desahogarse. Mi número. Por si quieres hablar cuando se te pase la resaca."

¿Qué tío es tan considerado como para dejar una nota e irse, teniendo la oportunidad de meterse en la cama con una chica, y más estando ya en su piso? De todas formas, lo llamaré para comprobar si hubo o no morreo. Y después a Diego. Aunque no sé si debería contarle toda la verdad o disfrazársela un poco.