Fragmento #69 - Decisión

Martes, 10 de agosto 2010
En Sevilla

- No quiero salir.
- Vamos, no seas niña chica.
- Déjame, Nerea.
Luis nos mira desde el otro lado de la habitación, apoyado contra el marco de la puerta.
- No puedes quedarte aquí, así, llorando por los rincones todo el día.
- ¿Y qué quieres que haga?
- Arriba y a pensar en otro tío
- Pero esto no es... -la interrumpo.
- Lo has dicho tú, de lo que has interpretado -se calla unos segundos-, pero puede que sólo necesite tiempo, estáis lejos el uno del otro y...
- Carla -interviene Luis-, mira, creo que lo vuestro se ha acabado desde el momento en el que él se fue. No quiero hacerte daño, pero alguien debe ser sincero aquí.
Capto un cruce y desvío de miradas entre él y ella. Algo que se me escapa está pasando, y tiene que ver con mis dos amigos, pero en estos momentos no tengo ganas de averiguarlo.
- Así que deja de hacerte la llorica y levántate de ahí de una puta vez.
Una idea, loca, atraviesa fugaz mi mente.
- De acuerdo. Me levanto y me voy.
Los dos se quedan con cara de no entender absolutamente nada.
- Me espera un avión para Londres, voy a ver a Diego.

Sí, si realmente lo nuestro se ha acabado, mejor decírnoslo cara a cara, no por teléfono. Y si ha sido un malentendido, pues unos días en pareja en la ciudad londinense.