Fragmento #87 - Go shopping

Lunes, 6 de septiembre 2010
En Sevilla

Se acerca el primer día de facultad. Es a finales de mes, de acuerdo, pero para mí queda nada. La rutina de todos los días hace que se me pase el tiempo más rápido de lo que yo desearía. El trabajo en el café, dormir un rato la siesta, quedar alguna tarde con Nerea y otros amigos suyos, ver una película... consumen más tiempo del que dispongo. Hoy, por ejemplo, lo dedicaré a ir a IKEA.

He estado hablando con el dueño del café y me va a permitir que este curso trabaje sólo entre semana. Los sábados los tendré libres, y el horario será de cuatro a nueve en invierno, y de cuatro a diez en los meses de verano. En definitiva, todo el día ocupado. Pero se trata del último año, y me gustaría aprovecharlo mejor. Me ha dejado que me lo piense, así que quizás le diga que no. Es cierto que no tengo mucho dinero, pero he ahorrado y creo que me llegará para varios meses, eso solamente con lo que he ganado. Tengo, supongo que por suerte, una cuenta de ahorros con una cantidad más que suficiente para vivir varios años, pero no quiero echarle mano. Quizás este año tenga que tragarme mi orgullo y tirar del dinero que durante años me han estado ingresando mis padres ahí.

Y es con unos pocos de los euros ahorrados, todavía, con los que voy a comprar un par de adornos para la mesa y algunas cosillas extra. He pensado en invitar a merendar a Luis. Algo no muy formal, un café y unos pastelitos en casa.

Han renovado los productos, ahora hay una cantidad de pequeños accesorios, servilletas, manteles... que me dan ganas de llevármelos todos. Pero no, Carla, concéntrate. Sólo has venido a por las cosas de la lista. Hay personas a las que les gusta ir de compras de moda. A mí me gustan los accesorios para la casa.
¡Vamos!