Fragmento #100 - ¿Conocidos?

Viernes, 27 de Septiembre 2010
En Sevilla

Canción. Civera y Bisbal, dos "triunfitos" de hace ya algunos años. Pasada de moda para muchos. Sin embargo, para mí tiene sentido. El amor, es una rosa con espinas. Y mientras la escucho, me desahogo, escribo. En silencio, en una biblioteca prácticamente desierta, no me apetece estar en mi casa.

Levanto la cabeza y veo que, sin darme cuenta, han pasado dos horas. Me froto los ojos, doloridos por la pantalla del portátil. Veo a lo lejos al chico que aparca el coche a mi lado, detrás del pabellón azul que hay frente a la facultad. Creo que es hora de mover las piernas.
Me levanto, y voy justo a las estanterías donde está buscando algo, pero comienzo por la esquina opuesta. Se acerca, vale, ahora me agacho, ahora subo otra vez y...
- ¡Ay!
- Oh, perdón.
- No es nada, perdóname a mí -un poquito de actuación y listo.
- Oye, me suena tu cara ¿estás en mi clase?
Estás algo ennortado, ¿no?
- Mmm, no...
- Entonces tú... ¿hemos salido algún día y coincidido en una disco?
- Tampoco.
- ¿Dónde te he visto, entonces?
- Soy la chica de al lado -le tiendo la mano-, la que aparca junto a ti.
Mira alternativamente la mano y mi cara.
- Ah, ya ¡coño! ¡la del mini! -ahora la estrechamente.
- Así es -sonrisa triunfadora.
- Raúl, encantado
- Carla, para lo que necesites.
Me mira, sonrisa pícara, mirada escrutadora.
- Esto... tampoco para todo, claro, es decir... -oh oh, pequeña inocente-, bueno, tú me entiendes, para cosas normales como apuntes, y eso, nada más allá de...
- Tranquila, entendido. Nada de sexo, doy mi palabra -extiende la palma de la mano sobre el pecho.
Siento que acaba de nacer una nueva amistad, sin más.