Fragmento #102 - Es amor

Lunes, 30 de Septiembre 2010
En Sevilla

Necesito entretenerme, salir, soltar energía. Raúl lo consigue. Corremos juntos por La Palmera. Al final, en la zona de Reina Mercedes, recogeremos a su novia, que estudia Arquitectura, y volveremos andando hasta la zona de Nervión.
- No sabía que te gustaba correr.
- Un par de veces a la semana no hace daño, ¿no?
- Claro -ríe y vuelve a centrarse en el camino que nos queda por delante.
Faltan menos de cien metros para llegar a la puerta de la facultad, aminoramos la marcha y terminamos caminando. La calle está llena de estudiantes, jóvenes y no tanto, novatos llenos de hormonas, que experimentan sus primeras semanas la vida en pisos compartidos, solos, y con comida de tuppers que los papis congelan para que ellos tengan qué comer durante la semana.

Una chica, pequeñita, delgada y morena está apoyada sobre la valla. Lleva una carpeta enorme debajo del brazo, y mira su móvil. Está muy concentrada.

- ¡Vicky! -Raúl levanta un brazo. Ella mira en nuestra dirección, la cara se le ilumina. Es feliz.

Siento que me falta eso, esa mirada, esa ilusión, esa plenitud, felicidad. En su lugar, siento vacío. Sonrío, falsa, por dentro lloro, sé qué es lo que me gustaría tener y no tengo. No es sólo un chico, es todo: la vida. Ella sonríe también, luego lo mira, y eso hace daño, como si una luz me cegara y dañara los ojos porque es muy brillante.

- ¿Qué, una cola?
- Pues... -Miro alternativamente a Raúl y a "Vicky".
- Dí que sí, no me como a nadie -ella me guiña un ojo.
- Ok -acepto.

Sonríen. Se miran. Sonríen aún más. Enamorados. Se agarran de la mano. Voy con ellos.
Una coca cola no llenará el vacío. Pero espero se me pegue algo de ese brillo que los rodea.