Fragmento #113 - Alta médica

Miércoles, 10 de Noviembre 2010
En el hospital

- Tendrás que venir cada semana, para ver cómo va todo.
Maricarmen sostiene un papel doblado en la mano, que me extiende.
- Y seguirás con Fisio cada dos días en el área de Rehabilitación.
La miro de soslayo.
- Te creías que me ibas a perder fácilmente de vista, muchachita. Vamos, yo te acompaño.
Y aunque parezca gruñona, sarcástica, también es bromista y con buen corazón.

Un mes después, estaba fuera del hospital. Prefiriría haberme quedado allí, ahora volvería a casa, pero a la de mis padres, con ellos y mi hermana. Eso podía ser mucho peor. Sólo por unas semanas, hasta que me quitaran la escayola de la pierna. Los médicos me habían dicho que si todo iba bien, sería en dos semanas. Después, con muletas, claro, pero al menos podría irme a mi casa, por fin.

Algo me decía que esas dos semanas iban a ser un infierno.