Fragmento #126 - Reflexión

Sábado, 18 de diciembre 2010
En Sevilla

Día de no hacer nada. De estar tirada en el sofá, con una manta y una película.
Luis está con su familia. Han venido sus tíos de Barcelona a pasar las navidades, y llegaron ayer por la tarde. Desde entonces, hemos estado a base de whatsapps y mensajitos calientes, pero nada más.
Y hoy tendré también toda la cama para mí sola.

Cojo el cuaderno, algo ajado ya, al que le quedan muy pocas páginas. Tendré que comprarme otro en breve. La verdad es que he escrito algunas páginas con letra diminuta para que no se me terminara, pero a todo le llega su fin.

Este cuaderno ha estado tanto tiempo conmigo… Diego, la cafetería, noches de poesía, amor y desenfreno quedan tan lejos ahora. Pensamientos, versos, recuerdos llenan las primeras hojas. Algunas están llenas de frases, sin sentido más que en ellas mismas. Otras, son parte de la historia de Lyria. Algunas más experiencias y pensamientos diarios. Son palabras que han ido formando parte del camino hacia el día siguiente, hacia el mes siguiente, el día a día de la vida. Son éstas las que lo conforman y dirigen.


Lo dejo en el sofá, me levanto y hago café. Las últimas páginas se merecen ser escritas con esmero, cariño y una taza caliente en la mano. Serán el comienzo de un nuevo recorrido.