Fragmento #129 - Los niños de San Ildefonso

22 de Diciembre de 2010
En Sevilla

Veintidós de diciembre. Las ocho y cuarto de la mañana. “Miiiiiiil eeeuroooosss” Una vocecilla chillona e infantil sale de la radio del coche. ¿Qué hago levantada tan temprano? Obviamente, no lo estoy por gusto. No, era el único día que quedaba libre para grabar el Telediario para Cibernética, antes de Navidad. ¿Quién va a estar hoy en la facultad? Nadie. Cuatro gatos como nosotros. Ni siquiera hay clases, hemos llegado a un acuerdo para que la única clase que teníamos la cancelásemos (sí, increíble pero cierto), para que los que son de fuera pudieran irse  un día antes a casa por las fiestas.
Llevo a mi hermana a rastras. No podía dejarla en casa, hecha una magdalena, ni yo quedarme con ella, claro. Así que ha tenido que ceder y montarse en el coche, medio dormida, para aguantar una sesión de espero no más de dos horas de grabación. Mientras tanto, ella buscará algo con lo que entretenerse. Y, aunque en principio todos los puestos están cubiertos, no nos viene nunca de más una ayuda ante imprevistos, que esté pendiente de los cables de los micros, o de la luz, etc. Algo sencillito.

Son las tres menos cuarto. Me rugen las tripas, tengo la cabeza embotada y sólo queda meter la despedida. A la tercera iba la vencida, decían. Pues esta vez, será a la quinta por lo menos…
Hemos repetido el telediario entero, cinco veces. A la mitad, más de diez van ya. Entre que se cuelga el ordenador por culpa de un virus que no consigo eliminar (el RECYCLER, sí, ese puñetero virus que se te copia nada más meter el pen drive en cualquier ordenador de la sala de informática, o de la copistería), que si se va la luz porque está cayendo la de Dios, que si el sonido se corta porque se nos han acabado las pilas de los micros, y así un largo etcétera… no conseguimos terminar de una vez. Hasta casi el final hemos llegado 4 veces, de las cuales dos no hemos podido terminar porque se colgó, y otras dos porque se equivocaron/rieron justo en el momento clave. Y claro, hay que empezar de nuevo porque tiene que ser un falso directo y sin montajes. Tenemos que entregar la cinta original (lo único que nos permiten es meterle los rótulos en postproducción). Sin embargo, hasta eso nos hemos currado para que sea 100% sin edición. Así nos va, claro. Porque esa es otra: a la vez tienen que ir entrando los rótulos (imágenes .png que vamos lanzando desde el pc a través de un loop que editamos y lanzamos desde el VLC), porque hasta para esto, se queda colgado el pc y se reinicia. Antes de lo cual, sale una pantallita azul odiosa con “erros 0x000000…..” y mil historias.
Lo dicho, que me rugen las tripas pero que no tengo ganas de ir a comer con nadie. Y menos salir esta noche como están empezando a proponer. A casita las dos, y a ver si nos ha tocado el Gordo. Pero el de la Lotería, porque el de los problemas ya nos ha caído…