Fragmento #134 - Pre-exámenes

10 de enero 2011
En Sevilla

La vuelta está siendo dura. De acuerdo, es un alivio tener algo que hacer, no estar encerrada en casa, no darle tantas vueltas al coco. Pero los exámenes están a la vuelta de la esquina y tengo que estudiar... mucho que estudiar.

He comenzado a irme a la biblioteca. "¿Para qué si tienes toda la casa para ti?" El eco de la voz de mi hermana resuena todavía en mi cabeza. No he podido decirle que es precisamente porque ella está allí, porque no es capaz de estar más de media hora callada, o irrumpir en la habitación y dar al traste con mi esfuerzo por concentrarme.

Y hasta en esta sala llena de gente, todavía resuena su vocecilla en mi cabeza, acabando con mi paciencia. Salgo un momento, necesito que me dé el aire.
Otra alma humana desesperada, baja a la vez, y se pone a fumar. Parece estresado, cansado, creo verle ojeras, y no para de moverse de un lado a otro mientras le da una y otra calada al cigarrillo. ¡Vaya ritmo!

Se me queda mirando, he sido algo descarada al observarlo tan fijamente.
- ¿Qué coño miras?
- Nada, perdona eh.
- Putos exámenes de mierda...
Tira el cigarrillo de mala gana, le da un pisotón y se vuelve adentro.

Qué malos humos. Para que esté así, muy mal debe ir, y muy cerca deben estar los exámenes para él. Reflexiono un segundo. Espero no terminar igual, todavía me quedan un par de semanas, ojalá no llegue a este punto.

Suspiro y yo también regreso dentro. Venga, a darle caña a Derecho de la Información. ¡Yuju! ¡Qué bien me lo paso estudiando a mi amiga la Constitución!