Fragmento #147 -Saciada

Martes, 15 de febrero
En Sevilla
Anoche me conquistó haciendo el cerdito. No sé qué inventará esta noche, pero espero que sea ligero, fresco y no sea ver una película. Últimamente, estamos muy sosos. Pese a habernos reconciliado tras Malta, noto que para mí no es lo mismo. Como si se hubiera disipado un poco la magia. Espero que no sea eso de que cuando tienes mucha hambre, por fin te comes todo el pastel de una sentada, y luego te quedas tan llena que no cabe más, y si hubiera un poco más de pastel, ya no lo ves con los mismos ojos.
Por eso, hasta ver una película me aburre como una ostra. No le veo ya el punto de estar juntos acurrucados mirando la tele. Al contrario, terminamos cada uno en una punta del sofá, con los pies arriba.
Mientras llega al piso, me pongo a buscar qué hacer después de terminar la carrera. Un máster de algo, algún curso de inglés también. Algo he de hacer. No quiero quedarme estancada, sin algo más que aporte valor a mi currículum.
Veo uno que llama mi atención: Curso de decoración de interiores. Mmm... igual, podría escribir en revistas de decoración, ¿por qué no? Comienzo a ver otra salida laboral. Más abajo, Máster en reporterismo, por una prestigiosa escuela en Madrid. Vaya... ¿mudarme a Madrid? No lo veo tan claro... ¡Uy! ¡Y menos el precio! ¡Dios santo, se han vuelto locos! Ya me imaginaba que no iban a ser baratos pero, 16.000€ es... como decirlo finamente... una puñetera locura.
Cierro la página. Me ha dado el bajón. Voy a meterme en Facebook, a ver si hay algo interesante que me devuelva a la realidad. Creo que me quedo en Sevilla y llena de pastel que tirar la casa por la borda a comerme el mundo.